The Blog


Cómo realizar un videoclip, por Marc Riera

2

Seguramente el formato videoclip és uno de los géneros videográficos que te permite experimentar más y ser creativo. No eres esclavo del raccord (continuidad) ni tampoco de la planificación formal porque en muchos casos no tenemos la necesidad de seguir un hilo argumental.
Esto te permite utilizar todos recursos artísticos que queramos y experimentar tanto cómo queramos porque el margen de error siempre es menor.

En toda producción audiovisual hay unos pasos a seguir para no morir en el intento, he intentado organizarlo de la siguiente manera:

0- IDEA
Esta seguramente es la fase más complicada de todas. És plantear en una sola frase lo que queremos explicar, cómo más conciso sea mucho mejor. Nos debemos responder una pregunta, una premisa, por ejemplo: ¿Qué pasaría si ponemos a unos viajeros del tiempo en nuestra época?
A partir de ahí elaborar una pequeña sinopsis: ¿Cómo llegan? ¿Cómo se relacionan con este mundo? ¿Con qué elementos se sorprenderían más?, etc…
En ésta fase interviene la creatividad, ésta se consigue con la famosa inspiración. A veces cuesta conseguirla, pero para que llegue más vale que nos pille trabajando.

1

1- PLANIFICACIÓN
Debido a la complejidad de cualquier grabación hace falta planificar desde dos puntos de vista. A nivel formal tenemos que saber los tipos de planos que vamos a rodar. Esta fase resulta muy complicada porque tienes que resolver el orden y tipología de planos para que se entienda lo que queremos explicar de una forma dinámica. Lo que siempre es recomendable es cubrirse con los planos, es decir hacer muchos más planos de los previstos para salvar errores en el montaje.
En un videoclip tenemos la suerte que se nos “permite” saltarnos muchas reglas de continuidad como el eje, la regla de los 30º, etc… ya que el espectador está viendo una pieza artística que no precisa de continuidad necesariamente.

A la hora de planificar, a nivel técnico es muy importante la experiencia para saber qué vamos a utilizar exactamente. Aunque no lo parezca siempre acaban faltando manos, es decir que contar con mucha gente que os pueda ayudar nunca está de más.
La gestión del tiempo es otra parte muy importante, a veces tenemos tendencia a perder mucho tiempo en un plano que puede parecer importante en ese momento, pero al final acaba quitando tiempo al resto, si no se controla bien el tiempo siempre se acaba por destinar muy poca atención a los planos del final de la jornada. La solución a esto recae en tener la figura de productor que sepa cuánto dura cada plano, y sea capaz, de forma tajante, acabar con el rodaje de uno de los planos. Debe tener un horario específico para cada uno de los planos y cumplirlo a “raja tabla”.
Y por útimo decidir cada uno de los roles. Esta parte puede resultar dificil pero és imprescindible para que nadie pise la competencia del otro sobretodo cuando hablamos de algo tan subjetivo cómo una expresión artística.

4

2-GRABACIÓN
Durante la grabación se tiene que seguir todo lo dicho en el punto anterior con un pequeño margen para la improvisación, yo siempre digo que uno tiene que tener la voluntad de dejarse llevar por la improvisación en un momento concreto, pero por norma general la improvisación puede llevar muchos problemas. Siempre nos tenemos que basar en un guión preestablecido y trabajado al máximo.
Un truco en los videoclips es basarse mucho en los labiales, es tener el cantante cantando en cámara, da una sensación de aire y ritmo que agradeceremos en la post-producción y sirve de base para ir añadiendo los otros planos y escenas. También debemos tener a la banda haciendo alguna acción, el recurso fácil es que toquen la canción con los instrumentos, además casi siempre los instrumentos quedan muy bien en cámara y aportan textura y color.

3-POSTPRODUCCIÓN
Cuando ya tenemos todo el material grabado tendremos que juntar todas las imágenes y crear alguna cosa con sentido.
La forma de consumir los videoclips es muy diferente ahora que hace unos años.
Cuando veíamos un videoclip en la tele lo veíamos entero y nos podían explicar una historia con muchos recursos diferentes y de ritmo. Ahora la cosa cambia un poco, ya que por un lado los internautas tienen muy poco tiempo para nosotros, y además la red está saturada de información. Para solucionar esto tenemos 20 segundos más o menos para enganchar al espectador, si no, parará el video y se irá a otra cosa. Esto complica un poco el hecho de guardarse el momento “catarsis” para el final. Por otra parte nos obliga a “enganchar” al espectador con algo vistoso u original desde el principio y después solucionar una catarsis final.

3

Una solución fácil para incrementar el ritmo es hacer planos con muy poca duración y que el cambio se produzca siguiendo el ritmo musical. También es importante que por poca duración que tenga un plano tiene que haber alguna acción en él. La última recomendación es que deberemos aportar información nueva en cada plano, tienen que suceder cosas constantemente para dar ritmo, frescura y entretener al espectador.

© Marc Riera.