The Blog


Sentimientos de ida y vuelta, por Luís Santiago

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De cómo empezar subiendo fotografías a una red social y acabar ayudando a miles de personas, ser fuente de inspiración para algunos, necesidad para otros y entretenimiento de los sentimientos para la mayoría. Parece un eslogan sacado de una ONG, pero es algo real e individual. Trabajo como diseñador industrial y una de mis funciones en la empresa es la de realizar la fotografía de producto aunque esta historia que hoy os traigo está fuera del ámbito profesional.

 

Hace unos años con el desarrollo de las redes sociales, abrí una página en Facebook. Al principio eran amigos y familia los que veían y comentaban las fotografías que subía, simplemente era una especie de almacén de fotografías para enseñar a los cercanos. Poco a poco la página fue creciendo en número de visitas, en número de “me gusta” y en material compartido. Fue hace tres o cuatro años cuando me di cuenta del flujo de trabajo que había creado “sin querer”, concretamente con una fotografía que se había compartido cientos de veces y que tenía decenas de comentarios.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta fotografía fue la culpable de que empezara a estudiar las estadísticas de la página. Éstas arrojaban una media de 50000 impresiones en pantalla a la semana y que además de gente de Asturias y España había multitud de países de América, Europa y algunos de la parte oriental.

¿Qué estaba pasando? Siempre había interactuado con los seguidores que me escribían pero nunca me había detenido a escucharles…
A partir de ese momento mantuve una lectura activa de todos los comentarios y ahí estaban todos esos países, eran emigrantes Asturianos, hijos, nietos y sobrinos que se encontraban viviendo por otras partes del globo terráqueo y que por una u otra razón les había llegado una foto mía. También existe otro grupo de personas, no tan grande como el anterior, pero si muy importante… Son personas que por una razón u otra no pueden salir de casa y la página es un escaparate casi a tiempo real de lo que hay fuera… “No sólo se puede ver, se puede casi tocar y oler” me escriben en ocasiones…

Casi todos los comentarios de las fotografías no van a la calidad o técnica de la fotografía, van directamente al sentimiento, salen del corazón, del recuerdo, de la añoranza, de las ganas de volver a la tierra Asturiana, de conocerla en persona o simplemente no perderse ese momento.

Existen multitud de vivencias, pero una en concreto me marcó y la recordaré de por vida.. Estando en mi casa recibí una llamada telefónica, a punto estuve de no cogerla ya que era un número raro… pero la contesté… Escuché una voz muy lejana, era una señora preguntando por «Luis Santiago el fotógrafo». Me dijo que todos los días lloraba viendo mis fotos recordando el Gijón que hacía 50 años que no pisaba, que en cada foto que veía soñaba en que estaba ahí… ¿Quién tiene palabras en ese momento? Yo no las tuve… solo agradecimientos y unas ganas terribles de disponer de una cuantiosa cuenta corriente y poder pagarle un viaje a esta señora a su Gijón del alma…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Conocía a mi público y ellos mandaban… Pasé de ir a hacer fotos a llevar mi cámara siempre encima y aprovechaba cualquier situación para fotografiar mi provincia. Todos los días un “buenos días”, un “que aproveche” y unas “buenas noches”, con fotos que intentaba que fueran de un amanecer, un medio día y un atardecer o nocturna.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Gueirua junio 2014

A principios de 2013 ocurrió algo que dio un impulso muy grande a mi fotografía, a la página y a los seguidores… Había nacido una colaboración con Olympus y gracias a esta colaboración iba disponer de equipo fotográfico de calidad y de un alivio para el cuello ya que los equipos eran de tamaño reducido y ligeros.

Lo curioso del caso es que, cuando lo anuncié en la página, la gente se alegraba de esto, me felicitaban, se felicitaban por que tuviera buen equipo que les permitiera seguir disfrutando de mis fotos…Era una relación ganador-ganador, todos salíamos ganado. Ya no eran seguidores, ya no era público… eran amigos de la fotografía, así les bauticé.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tener más de 8000 seguidores y un alcance semanal medio de 50000 impresiones no es fácil, sobre todo tratándose de algo específico como la fotografía de un sólo autor y más siendo el autor un total desconocido…

No hay ningún truco de magia, es trabajo diario, esfuerzo y muchísima ilusión y pasión.

Existen varias premisas que presupongo que son claves en la página y son la humildad, ser uno mismo, no cambiar tu forma de ser y comportarse con el público, alejarse del egocentrismo, compartir los éxitos haciendo entender que son gracias a todos ellos y por encima de todo eso está en no pensar o dirigir las fotos de manera global, es hacer y subir las fotos pensando en cada persona, dirigir la foto hacia cada corazón. Yo muestro mis sentimientos en cada foto y ellos comparten conmigo los suyos, son sentimientos de ida y vuelta… palabras que han llegado a ser mi lema.

También es muy importante no olvidarse de las personas y/o las páginas que te apoyaron y compartieron las fotos en un principio. Es fácil caer en las garras del éxito y olvidarte de quién te ayudó a tener presencia en las redes sociales.

El trato con el público ha de ser cordial, educado y cercano pero sin pasarse en la confianza, si es cierto que con ciertas personas llegas a tener más confianza que con otras, no obstante hay que seguir manteniendo una cierta distancia, aunque cercana.

En una página te comunicas con infinidad de perfiles diferentes, por ello el lenguaje ha de ser sencillo, ser imparcial en el terreno político, deportivo, social… Al fin y al cabo la página trata de fotografía y la gente viene a ver fotografía… Para otras cosas ya existen otras páginas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fundamental aceptar las críticas negativas, si no estás de acuerdo con alguna explicarlo cordialmente, sin acritud, preguntar el por qué de la misma. Elogiar las críticas constructivas, son éstas las que te ayudan a crecer, a superarte.

Cuando tienes decenas de comentarios, hay que buscar tiempo para contestar uno por uno, pero si no tienes ese tiempo, mínimo hay que lanzar un mensaje general que haga entender que has leído los comentarios, que lo has entendido, que estás ahí… Un simple “me gusta” en el comentario no es válido. Si tus seguidores han perdido su valioso tiempo en comentar tú también debes hacerlo.

Cómo antes comenté, la cámara siempre va conmigo, siempre tengo fotos del propio día y ese es el principio de mi flujo de trabajo… Cuando se termina la jornada laboral, la jornada social y la familiar me siento delante del ordenador, proceso las fotos y las subo a mi página. Normalmente llevan siempre un mensaje, no sólo un simple título o una frase vaga, esto es lo que refuerza la fotografía ya que manda un mensaje de que hay una persona de carne y hueso detrás, una persona normal y corriente que a veces está contento, otras cansado, otras triste… No es subir por subir, no es subir por el ego de que vean mis fotos, no quiero que se compartan por mi, lo quiero para que todos puedan disfrutar, puedan sentir…

Las Olympus OM-D y PEN, con las que trabajo, incorporan WIFI y me he dado cuenta de que he abierto un nuevo flujo de trabajo con un mayor éxito de sentimientos de ida y vuelta… Lo llamo “foto en directo”.

Por ejemplo, hace tiempo, hice una foto al patio de la Laboral y la subí directamente desde la cámara:

uniokweb

A las pocas horas había llegado a más de 10000 personas y tenía más de 90 comentarios, siendo muchos de personas que extrañaban pasear por el patio de la Laboral.

Las miles de personas estarán viendo lo que yo veo, estarán sintiendo lo que yo siento, casi podrán respirar lo que yo respiro… Y sólo con unos segundos de diferencia… Lo que tardo en ese proceso… Las estadísticas hablan y arrojan que este tipo de fotografía se comenta más, se comparte más, hay más me gusta… Se potencian los sentimientos de ida y vuelta. Se puede caer en el error de pensar que esto anterior ya existe, que en instagram hay millones de publicaciones así, pero no, esto es diferente, el autor aquí no cuenta, no existe el protagonismo de la persona… sólo se encuentra el sentimiento que arroja la fotografía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En definitiva y como resumen, las redes sociales me permiten llenar una botella de sentimientos y hacerla llegar a todos aquellos lugares del mundo donde alguien quiera abrirla y sentir; Encontrarse con su pasado, revivir momentos de su vida, tener más cerca lo que tiene lejos…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Este trabajo no es fácil, no es rápido, requiere tiempo, sacrificio, seriedad, pero se obtienen muchas recompensas en forma de sentimientos, sentimientos de ida y vuelta.