Natural de Barcelona, Jon Hernández es un fotógrafo comercial que trabaja para marcas como Samsung, Powerade o el Chelsea, entre otras. Su fotografía se caracteriza por el uso creativo de la iluminación artificial aportando a la escena un look cinematográfico que todas sus fotografías comparten.

Jon empezó su carrera como profesional en 2008 como fotógrafo de viaje para travelimages.com y durante casi dos años vivió en Asia realizando trabajos fotográficos por Thailandia, Laos, Indonesia, Vietnam entre otros países.

Al volver a España Jon empezó a desarrollar su carrera como fotógrafo comercial sobretodo en el entorno del deporte y poco a poco ha ido abriéndose hueco en el sector habiendo tenido la posibilidad de fotografiar a VIPs como Fernando Torres, Javier Gomez Noia, Jessica Ennis o Teddy Rinner entre otros.

El trabajo de Jon destaca sobretodo en la combinación de luz ambiente con flash en exteriores, como demuestran sus proyectos personales en Nepal, China, Myanmar o Mongolia que combinan la fotografía con su pasión por viajar.

Un perfil altamente técnico junto con un background como formador hacen que las master class y workshops impartidos por Jon sean altamente valorados.

Recientemente ha sido seleccionado en la categoría «retrato» del concurso fotográfico «Hasslbadl’s Masters Award 2018» con la fotografía que abre esta publicación. Puedes votar su fotografía aquí.

Hoy Jon nos cuenta un poco más sobre sus proyectos personales.

Desde niño he sentido interés por las personas que viven de una forma totalmente distinta a nosotros.

Empecé mi carrera como fotógrafo de viaje, y pronto descubrí que los sitios me daban igual, que lo que me importaba era la gente de esos sitios, y no toda la gente si no especialmente los que han vivido mucho, los ancianos.

The Elders es la respuesta a esa inquietud, un proyecto personal abierto y sin barreras, la expresión natural de mi pasión por la fotografía, por viajar.  La respuesta adulta a esa curiosidad infantil por los que viven de una forma totalmente distinta a nosotros.

Este proyecto personal me ha hecho conocer a Mujeres Sherpa en Nepal, Pescadores que entrenan pájaros en china o mujeres a las que tatuaron la cara para evitar ser raptadas de sus aldeas en Myanmar.

Siento que corro contra el tiempo, cada año desaparecen culturas de este mundo y pasan al olvido.

Se que me hará muy feliz cuando Noah y Maya, mis hijos, me den las gracias por haberles guardado un pedazo de este mundo.

Recientemente has trabajado tu creatividad en Mongolia. ¿Por qué allí?

Lo de Mongolia viene de lejos, hace años que sabia de los Kazakh, una etnia nómada que se dedica a los animales, y lo mas espectacular, entrenan águilas doradas para cazar.  Así que dentro del proyecto encajaba a la perfección, una etnia con gente que vive de forma muy diferente a nosotros y que va a desaparecer.  No me equivoqué, es uno de los sitios mas auténticos en los que he estado y una de las experiencias mas bonitas de mi vida. Por supuesto las fotos son espectaculares.

¿Cuántos días estuviste viajando? ¿Qué te llevó a ello?

En este caso tenia muy poco tiempo por lo que decidí acotar mucho el viaje, normalmente viajo durante un mes o mes y medio, en esta ocasión solo tenía una semana en Mongolia por lo que la pase toda ella con los Kazakh.

¿Cuál era el planteamiento inicial? ¿Se cumplió o se improvisó durante el viaje?

Suelo improvisar mucho los viajes, es decir cojo los vuelos y me voy a la ciudad mas cercana a donde quiero ir y una vez allí me muevo para llegar a destino. En esta ocasión contacté con un traductor local y me mandó fotos de algunos de los cazadores de águilas ancianos de la región. y en cuanto vi a Tenelkhan lo tuve claro, así que sabía donde quería ir, pero una vez ahí voy sin saber si este hombre querrá que le haga fotos, si sera amable, o si directamente estará allí.
Así que cogí un 4×4 con conductor, mi traductor y sabiendo a quien buscábamos fuimos preguntando a los nómadas que nos cruzábamos en la estepa hasta llegar a su casa.
Mi planteamiento es bastante sencillo, yo solo quiero conocer a unas personas y si encajan en mi proyecto proponerles hacerles fotos. Si aceptan las hacemos. no siempre funciona, por eso es importante poder saber adaptarse, Recuerdo en Nepal buscando a una mujer mayor en una aldea, cuando la encontré no estaba en buen estado de salud y tuve que cambiar de plan y buscar a otro sujeto, por suerte encontré a Chitin y hice una de las mejores fotos que he hecho nunca.
En este caso el viaje ha sido muy productivo, incluso por encima de mis expectativas. Mongolia es un país mucho mas complicado que otros y no estaba seguro de poder llegar a las personas que quería.

¿Qué equipo fotográfico te llevase en el viaje?

Por segundo año consecutivo decidí hacer el proyecto con OLYMPUS, yo trabajo normalmente con Hasselblad, pero la relación portabilidad-calidad de olympus es indiscutible.
Quería llevar mucha versatilidad de focales, y además queria poder grabar video de calidad. Con olympus en una pequeña bolsa de cintura que uso llevé:

  • 2 cuerpos EM1 mk II
  • Focales fijas 25mm f1,2 45mm f1,8 75mm f1,8 y 300mm f4
  • Zooms 7-14 2,8 y 40-150 f2,8
  • Teleconvertidor 1,4x

Todo este equipo me permitió no perderme nada. Mientras que otros años solo he llevado cámaras de medio formato y solo he hecho las fotos «posadas» desde que llevo olympus hago fotos de viaje, retratos robados, paisaje o incluso fauna en este viaje.

¿Con qué retos fotográficos te encuentras en este tipo de proyectos?

Fotograficos pocos, ya que al fin y al cabo hago lo mismo que hago en mi trabajo cada día. Quizá el mayor reto es la gestión de estos sujetos, que no solo no son modelos si no que incluso algunos no han visto una camara en su vida o no les han echo fotos en la vida. Ganarse su confianza y penetrar mas allá de la superficie es lo mas complicado y lo que garantiza el buen resultado.
Lo demás es técnica, y como tal no es tan complicado.

Puedes seguir a Jon Hernández en: