The Blog


Al límite con la E-M1 Mark II, por Maria Rosa Vila

Llum zodiacal pertusaMRredsoroll.2-BX

Hace unos días quise poner al límite la nueva Olympus OM-D E-M1 Mark II con esta panorámica de 8 fotos verticales que realicé en la sierra del Montsec. Para poder capturar la maravillosa pero tenue Luz Zodiacal (ese resplandor que rodea al brillante planeta Venus, a la izquierda de la ermita de la Pertusa) tuve que incrementar la sensibilidad del sensor a 6400 ISO, con el consiguiente aumento de ruido digital.

Aunque la cámara ofrece dos posibilidades para reducirlo (la reducción de ruido para la amplificación de la señal a sensibilidades altas y la reducción por larga exposición), decidí desactivarlas para poder tomar las ocho fotografías de un minuto cada una de manera consecutiva, sin perder ni un segundo y evitar que justo después de cada disparo, la cámara tomara otra foto de idéntica duración sin abrir el obturador para restar los píxeles de ruido al RAW final.

La reducción de ruido para larga exposición es una gran herramienta para que una foto nocturna quede nítida y espectacular (y en eso, la OM-D EM-1 Mark II actúa de manera impecable), pero para una panorámica de 8 fotos consecutivas, dejar activada la opción podía suponer un problema a la hora de hacer encajar las estrellas: como el ‘dark frame’ (el segundo disparo después de la toma) duplica todos los tiempos de captura, era muy probable que las estrellas de una toma y la siguiente no hubieran cuadrado unas con otras.

Sin la duplicación de disparos, conseguir que las estrellas encajaran fue fácil. ¿Y el ruido? Puesto que su aparición era inevitable (recordad que hemos disparado a 6400 ISO), después de aplicar en el revelado de los RAW el reductor de ruido Dfine 2 de la Nik Collection, el resultado final es mucho más que digno, ¿no creéis?