Category: Javier Camacho


Desde que estuve hace 8 años en la localidad de Alta (Noruega) para ir al encuentro de este fantástico y misterioso fenómeno natural (sin duda uno de los más bellos que puede ofrecer la naturaleza), llevaba bastante tiempo queriendo volver a sentir aquella inolvidable experiencia: fotografiar auroras boreales.

Continue Reading..

Esta historia empieza de forma muy incierta: no había conseguido encontrar a ningún compañero para compartir la ascensión a la cuarta montaña más alta del planeta, así que por un lado debía partir hacia el Himalaya yo solo y, por otro , me iba a enfrentar a los recuerdos de la terrible experiencia vivida hacía justo dos años en el campo base de la montaña. En aquel fatídico día, 23 personas murieron tras la avalancha provocada por el terremoto que asoló Nepal en 2015.

Continue Reading..

18425079_1068470519951885_7419186256613150180_n

El Visionario Javier Camacho actualmente se encuentra retomando el camino hacia la cuarta montaña más alta del mundo, el Lhotse. Sus palabras, que explican la experiencia que está viviendo, nos dejan impresionados. Puedes ver la primera publicación aquí.
En ocasiones, para llegar mas lejos hay que retroceder varios pasos. Es duro tomar este tipo de decisiones, pero para ascender un 8000 la experiencia me dice que hay que escuchar a tu cuerpo y no a tu corazón. A pesar de los antibióticos no termino de recuperarme, así que se hace necesario bajar unos 1000 m de desnivel con respecto al campo base.
Conseguí aclimatarme y solo tengo que esperar una ventana de buen tiempo para ir a cumbre, pero mi salud se ha resentido en exceso.

En estos días tal vez se produzcan los primeros ataques a cima, yo desde Periche, me conformo con ver a las crías de yak recién nacidas correteando por el margen del río, esperando poder recoger una pequeña parte de esa vitalidad que transmite el poder que representa la nueva vida que trae la primavera.
De esta manera tal vez adquiera la fuerza necesaria para llegar hasta ese sueño que son los 8516 m de la cumbre del Lhotse. Entre el cielo y la tierra.

WhatsApp Image 2017-05-10 at 19.03

El Visionario Javier Camacho actualmente se encuentra retomando el camino hacia la cuarta montaña más alta del mundo, el Lhotse. Sus palabras, que explican la experiencia que está viviendo, nos dejan impresionados. Puedes ver la primera publicación aquí.
Ciertamente en el Himalaya las cosas cuando van mal. Por desgracia nunca suelen ir a mejor. Mi estado de salud no ha ido mejorando mucho, es normal: si tu cuerpo te pide bajar a una altura razonable para que lo ayudes a recuperarse (aquella en la que empieza a crecer verde, que para eso la naturaleza es la mas sabia) y tu subes a 7.100 metros (altura del campo 3) y, además, te quedas a dormir para completar la aclimatación, lo normal es que no te recuperes.

Eso sí, una cosa positiva he conseguido: estoy aclimatado y, aunque con ciertos problemas, mi campo 3 esta establecido y eso significa que ya estoy preparado para ataque final a cumbre.

Pero me planteo ¿a costa de qué? Jugué mis cartas en esta larga y dura partida que es ascender el Lhotse. Pronto veremos si de forma correcta o si tal vez me equivoqué.
Javier Camacho
El Visionario Javier Camacho actualmente se encuentra retomando el camino hacia la cuarta montaña más alta del mundo, el Lhotse. Sus palabras, que explican la experiencia que está viviendo, nos dejan impresionados. Puedes ver la primera publicación aquí.
Resultaba muy duro estar descansando y aclimatando en el campo base sin subir hacia los campos de altura con una climatología tan buena, pero como había llegado muy rápido hasta allí, me tenia que obligar a mi mismo a no mirar hacia arriba. Tenía que dejar que mi cuerpo se acostumbrara a esta altura antes de querer someterlo a otra mayor.

 

Finalmente y tras descansar 2 días decidí subir hasta el campo 1 a 6050 m,  atravesando uno de los lugares mas sobrecogedores, bellos y peligrosos del planeta, la cascada de hielo del Khumbu. Ésta da acceso al valle del silencio. El paisaje sin duda es uno de los mas bellos que jamas he podido contemplar: Everest, Lhotse y Nuptse, 3 gigantes centinelas que lo flanquean observando el lento paso de los alpinistas hasta el campo 2 a 6500 metros de altura.

 

Allí descansé un par de días y como mi cuerpo se sentía perfectamente bien decidí ascender hasta el campo 3 a 7100 que me sirvió simplemente para aclimatar, al no poder montar mi tienda de altura al fracturarse una varilla el día anterior.

 

Desde el campo 3 casi se puede tocar el Everest y el Lhotse pero aún queda mucho camino por recorrer, el mas duro e incierto, ese que da acceso al punto sin retorno… los 8000 metros. Habrá que bajar otra vez al base y esperar otra ventana de buen tiempo para volver a subir a montar el campo 3 y dormir al menos una noche allí.

 

Adjunt de Mail 2
El Visionario Javier Camacho actualmente se encuentra retomando el camino hacia la cuarta montaña más alta del mundo, el Lhotse. Sus palabras, que explican la experiencia que está viviendo, nos dejan impresionados. 
De mis siete expediciones para intentar subir la cumbre de más de 8.000 metros, ésta tal vez sea la más compleja e incierta en sus inicios. Marché yo solo desde mi hogar sin ningún compañero de expedición debido a que no sabía cómo afrontaría mi llegada al campo base de la montaña después de haber vivido la experiencia del terremoto en 2015, que se llevó en ese mismo lugar la vida de 23 personas.
 
Tenía que enfrentarme a aquellos momentos vividos y la verdad es que lo he superado mucho mejor de lo que esperaba. Actualmente me encuentro en el C base del Everest para intentar ascender a la cumbre del Lhotse de 8.516 metros, la cuarta montaña más alta del planeta, sin uso de oxígeno artificial y, cómo no, fotografiando el camino hacia ese sueño. La llegada ha sido mucho más rápida de lo esperado y en tan solo cinco días desde mi aterrizaje en Katmandu ya me encuentro en frente del techo del mundo.
Mi OLYMPUS OM-D E-M1 Mark II y mis M.ZUIKO DIGITAL ED 12‑40mm 1:2.8 PRO, M.ZUIKO DIGITAL ED 7‑14mm 1:2.8 PRO y el M.ZUIKO DIGITAL ED 75‑300mm 1:4.8‑6.7 II son mis compañeros en este bello pero durísimo viaje.

_1010003

Recientemente he podido probar el nuevo M.ZUIKO Digital ED 12‑100 1:4.0 IS PRO, sobre el que sin duda tenía amplias expectativas creadas.
Desde que supe sobre su lanzamiento, soñaba con poder testearlo, puesto que se trataba de un objetivo que “a priori” , por la focal (equivalente a un 24-200 mm) , podía encajar perfectamente en la disciplinas fotográficas en la que más me muevo, (fotografía de viajes, fotografía de paisaje y fotografía de montaña).

Lo cierto es, que Olympus había puesto ya muy alto el listón con el zoom M.ZUIKO Digital 12-40mm f/2.8 PRO, una lente que se encontraba “soldada” a mi OM-D E-M1 y sin duda uno de los mejores zoom standard del mercado.

Continue Reading..

mrv42593

La inigualable calidad de construcción lo hacen imprescindible para poder utilizarlo en condiciones ambientales extrema.”

Continue Reading..